Plagas

Plagas

Hay quienes sostienen que; en el campo, lo mejor es aprender a convivir con los roedores; pues ser? imposible exterminarlos, content?ndose con mantenerlos a raya. Pero los ratones, por su extraordinaria fecundidad, el riesgo que representan en la transmisi?n de enfermedades contagiosas y las p?rdidas que provocan, no son precisamente una compa??a agradable.

Es natural que toda convivencia mantenga sus reglas. Y si de las ratas y su parcela estamos hablando, pues usted debe fijarlas. Se trata tambi?n de actuar en forma racional para conservar el equilibrio ecol?gico. Hay ciertas normas establecidas para determinar cu?ndo los roedores representan riesgo.

Se habla de “plaga” cuando el animal causa da?os: Pueden ser diez ratas, cien o mil; el n?mero carece de importancia, porque lo que en realidad se considera es el, da?o.

Tipos de ratones

Existen b?sicamente cuatro tipos de ratones: el silvestre, el guar?n, la rata de tejado y el rat?n o laucha.

  • El rat?n silvestre es muy com?n en las zonas rurales y su aspecto es una mezcla de rat?n y ardilla. Normalmente no invade los asentamientos humanos, aunque puede provocar estragos en Los cultivos de zapallo y ma?z, sus alimentos preferidos. Con esta clase de roedor hay que tener especial cuidado en la exterminaci?n, porque se puede romper la cadena tr?fica.
  • El guar?n vive en canales yes muy t?pico tanto en zonas urbanas como rurales, pero cercanas a la ciudad. Si no encuentra alimento suficiente en su propio h?bitat, lo m?s seguro es que ingrese a dominios humanos para buscarlo, y es entonces cuando hay que poner las barreras para controlarlo. Es el m?s grande de todos -mide entre 19 y 25 cent?metros- y excelente nadador.
  • La rata de tejado es un poco m?s chica -mide entre 15 y 22 cent?metros-, y aunque puede nadar, no le gusta hacerlo; prefiere escalar. Come muchos vegetales y, ojo, siente especial predilecci?n por los granos. Se debe considerar otro riesgo: aparte de causar destrozos por su desordenado roer en sitios donde se guardan alimentos; el rat?n suele orinarse sobre ellos, lo que, por supuesto, hace imposible el consumo de dichos productos. Un alimento contaminado con la orina puede transmitir la leptospirosis, una enfermedad renal producida por una bacteria. Y una mordida del roedor puede provocar la rabia.
  • El rat?n o laucha es com?n en casi todas las casas de campo o por lo menos en sus alrededores. Mide s?lo de 6 a 9 cent?metros y, al igual que la rata de tejado, prefiere los granos.

?C?mo exterminar las plagas?

El primer paso para combatir las ratas es determinar la causa exacta de su presencia. Lo m?s probable es que sitios poco herm?ticos con alimentos sean el punto principal de atracci?n.

Despu?s tendr? que decidir si, considerando la magnitud del problema, deber? recurrir a empresas especializadas en desratizaciones o si puede resolverlo por su cuenta. Muchas municipalidades cuentan tambi?n con su propio departamento de higiene ambiental, al que usted puede pedir ayuda.

En caso de determinar qu? resolver? solo su problema, puede aplicar raticidas. Las cantidades y las clases deben corresponder al grado de severidad. Los de primera generaci?n necesitan de varias dosis para causar el efecto deseado y son aconsejables para las ratas silvestres.

Una vez dispuesta la defensa, se debe proceder a cerrar en forma herm?tica el lugar amagado. Si es un granero, por ejemplo; es recomendable poner rejillas met?licas de un cuarto de pulgada en sus aberturas de ventilaci?n: No alcanzar?n a pasar por entre sus orificios y su solidez evitar? ser destrozada (jam?s utilice una mosquitera).

Otra soluci?n son las trampas caseras. Trate siempre de armarlas con guantes o con las manos previamente frotadas con alguna hierba fuerte, pues los ratones tienen muy fino olfato y no ingresan a las ratoneras que huelen a personas.

Siga estos consejos -y pida ayuda especializada si es necesario-, proteja los recintos en que guarda alimentos y permanezca atento. Readscue sus compartimientos y restablezca las reglas. Si los ratones tienen que vivir; que lo hagan lejos.


Publicaciones Relacionadas