Limpia las escobas y los cepillos sintéticos metiéndolos durante un rato en una cubeta llena de agua a la cual habrás añadido previamente una cucharada sopera de amoniaco. Enjuágalos muy bien con agua limpia y espera a que se sequen por completo antes de volver a utilizarlos.


Publicaciones Relacionadas