Para eliminar las desagradables manchas de nicotina que se producen en las manos de los fumadores, basta frotarlas con un limón partido a la mitad. En el caso de los ceniceros manchados, tállalos con un corcho impregnado de sal fina. El mejor remedio es dejar de fumar.


Publicaciones Relacionadas